lunes, marzo 07, 2016

Os contaré el secreto. A veces me obligo a no sentir. Cuando quedan restos de culpa, dolor, cuando quiero recordarme algo que he hecho mal, lo aparto. Suelo apartar de mi mente todo aquello que sé que me va a arruinar el día. Y desde luego, admito que no es el mejor de los métodos, que la evasión no te ayuda a mejorar. Pero hay veces que no puedo permitírmelo. Cuando sé que voy a caer, que si me permito machacarme por no haber hecho algo mejor, voy a degradarme. Cuando sé que va a doler, lo aparto. Inconscientemente pongo mi estabilidad mental por encima de cualquier remordimiento que intente entrar. Sin apenas pensar elimino todo lo que creo que va estorbar. Y me va bien. Me va bien evitar los cuchillos que vuelan las veinticuatro horas del día, me va bien porque paso a lanzarlos yo. Y en esa parte de mí, sí que estoy a favor. Prefiero reservarme el derecho de herirme a mí misma, ¿por qué dejar a los demás?
Reacciones:

2 comentarios :

  1. Lo que poco que he podido leer de tu blog es impresionante
    Tienes una forma única de plasmar tus ideas en el papel
    Te has ganado un fan jaja

    ResponderEliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)