lunes, abril 24, 2017

Si hay algo que mata señores, es el desarollo mental paralelo.
No os asustéis, solo he querido resumir en tres palabras el párrafo siguiente. Bienvenidos.
El "no le gusto" es un clásico por parte de ambos sexos cuando cualquier persona casualmente no contesta. ¿Y tú que coño sabes? Blanco y negro van cada uno por su lado, se quieren, se juntan. Blanco no sabe lo que Negro piensa, y viceversa. Qué malas son las preguntas, y qué bonita es la insistencia. Háblale. Oye, ¿te gusto?  Oye,¿te intereso? Oye, si me vas a hacer perder el tiempo, dímelo. Ser directo te ayuda a expresarte, pero ayuda a los demás a que no den rodeos. Conócele coño. Que sabes que te gusta. Que sabes que escucha la misma música que tú y eso no puedes ignorarlo. Contesta justamente lo que esperas, y si te sorprende es a buenas. Pero no dejes que se monte en su cabeza una película que no has dirigido tú.

viernes, marzo 10, 2017

Diablo

He de admitirlo, siete de cada diez veces me arrepiento. Más de la mitad. A veces no consigo escribir sin hacer de mi vida un drama constante a ojos de cualquier lector. Las cosas evolucionan tan rápido. Pienso fugazmente y ejecuto en el cuádruple de ese período. Y para una vez que ejecuto, el cuchillo está hundido tan dentro... He de decir que soy tan buena que me repongo en 10 segundos. Pero me destrozan los demonios. Demonios con cara, ojos y caricias. Demonios que son diablos. Me siento tan constantemente bombardeada con mis propias preguntas, que solo quiero correr y refugiarme en lo que ya conocía, en lo que tenía, en lo que he perdido. Ya no sé como enfocarlo, lo siento no me quedan líneas, ni canciones tristes. Solo sé que necesito un cambio y que es lo que he optado. Aunque me pese tanto como arrastrar mil cadenas. Yo también estoy mal. Debería haber remarcado el seguro que me voy a arrepentir. Mejor lo dejo, o acabaré lamentándome. Y es que, joder, como nueve de cada diez veces he acabado llorando.

viernes, febrero 24, 2017

Hay un tipo de independencia, que es la tuya, me hace dormir tranquila. La de dos caminos opuestos, que se retuercen. Nunca he defendido las cosas que constan de un 100%, pero ya me conoces, me encanta quejarme. Me quejo porque sí y de ti, sin motivo. Me quejo de lo que nos diferencia y del tiempo que carecemos. Pero me gusta. Me gusta la intermitencia constante. Llegar a casa y querer hablarte aunque sé que estás dormido. Los demás nos ven en el aire, ven distancia, ajetreo, paralelismos. Yo a ti te veo, no en el medio pero cerquita. Por eso me gusta, siempre somos un casi.

lunes, febrero 06, 2017

No os dejéis engañar, hay cosas indestructibles. El método de la superposición es común, quizás muy común hoy en día. Lo roto, los nudos, lo que parece imposible de arreglar, se cubre, capa tras capa, hasta que se hace sólido, se endurece, se digiere. Se cubre lo malo, y todo lo demás. Lo que fue a medias, lo que no llego a ser, los sueños, lo que la gente se ha llevado por delante.  Todo se encubre con mantas y sábanas de poco peso que en grandes cantidades ejercen de muro. Puede que algún día se retire, se destierre, o puede que no.
Como humanos nos es prácticamente imposible reconocer lo que debemos desterrar y lo que debemos cubrir. Joder, casi nos costó enterrarlo. Como humanos, tenemos un razonamiento tan confuso acerca de toda importancia, que desgraciadamente nos hace falta un puto golpe para salir a superficie. Para salir a superficie, pero arrastrando lo que hemos ido encubriendo.

Suerte cabrones, que el momento nunca se ve venir.
Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)