miércoles, marzo 09, 2016

Se agarró la cabeza tratando de estrujarla. Introdujo las manos en su pelo y se paseó por allí. De izquierda a derecha, de derecha a izquierda. Él, era uno de ellos. No quedan pocas pero son difíciles de encontrar. Os pongo como ejemplo su pelo negro y sus ojos porque fue a la primera persona a la que vi sin opciones.
Era una de esas almas indecisas que se pasean barajando opciones por la vida de las demás. Una de las personas para las que les cuesta diferenciar el blanco del negro, porque todo le parece gris, hasta los ojos de los demás. Una de esas almas sin identificar con una personalidad arrolladora y varios trastornos que le hacían especial.
Personas con suerte que se sientan unas horas en la cama para hacer una larga lista de pros y contras, y a partir de ahí lanzarse a lo indicado. Y es que la indecisión, es más una gran virtud. No categoricéis como defectuosos a los que no saben deciros cuál es su cantante favorito, o color, o quién es la persona más importante de su vida, o sin qué no podrían vivir. Porque saben que no deben responder a lo que no saben con seguridad. Porque joder, entre extremos hay distancias cortas y caminos limpios.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)