sábado, marzo 26, 2016

"Normalmente, quién menos lo merece"
Eso me contestaba mi madre cuando me atrevía a preguntar: "¿por qué esa persona?". Y yo, sin ningún pie en la tierra y sobrevolando todo lo que no entendía, me quedaba confundida. Y pensaba: "Mamá pero por qué tan injusto...". Mamá, ¿por qué el abuelo? ¿por qué ella? ¿por qué él? ¿por qué todas esas víctimas? Mamá, ¿por qué ahora? Por qué ahora que ha cambiado el tiempo y por fin sale el sol, tras una semana de lluvia. Por qué hoy esa persona no puede levantar cabeza para verlo. Para ver que ha llegado la primavera de una puta vez y que ahora parece que todo brilla con distinta intensidad. Mamá, ¿por qué cuando no se lo esperaba nadie? Como si el destino esperara llevarse por sorpresa a los demás, como si lo hiciera para joder. Mamá, me da mucha rabia que haya desaparecido... Y así, pensé mil cosas que siento cuando pierdo a alguien. Y sé que no hay respuesta, porque ninguna encajaría. Porque desde luego no hay momento y elección. Porque aquí cada uno se va cuando toca, cuando llega, cuando pasa. Porque el daño será el mismo en cualquier época, y desde luego, las consecuencias siempre serán terribles.
Mamá, ¿por qué siempre ocurre demasiado pronto?
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)