lunes, diciembre 14, 2015

Para que voy a mentir, si yo quiero uno de los que duelen. Es tradición quejarme después de las que me salen más, pero que a mí  me gusta. Que yo quiero que me den donde duele y que lo curen con besos y lo que haga falta. A mí contra más oscuridad me traiga mejor, oscuridad de la que vale. De los que a simple vista parecen un cuchillo y que luego realmente lo son. Yo quiero una sonrisa que esconda más malicia que dulzura, que parezca que haga daño pero que sea una caricia al morder. Quiero que me aporten, que no salgan de la cabeza. Y eso significan gritos pues los quiero. A mí no me vengas con inocencia ni con ganas de que sea lo que esperas, porque probablemente te daré lo contrario. Conocer con calma a pasos lentos, teniendo en cuenta todo. Contarles a los demás lo máximo de ti y guardarme para mí lo pequeño, lo que nunca se dice.  No tengo mucho donde elegir, pero lo que me llega un poquito siempre tiene prioridad.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)