sábado, agosto 22, 2015

Ya no importan ni las advertencias. No vale más que rozarte y perderme si es en ti o contigo. Me agotan los peligros que no cesan de la boca de los demás. Que voy a caer me dicen... Y yo me río y contesto, ¿y a mí qué? Excluyo tu opinión de cualquiera de las mías porque sé que chocarían. Y yo que sé si se ha acabado o si no ha hecho más que empezar. Pero claro está que hay noches que no estamos tan lejos. Y que aún acercándonos, el contador sigue en cero. Pero ya sabes que no me importa, que yo la mitad lo ignoro. Que por mí te escribiría mil veces aunque quisieras verme arder. A mí me da igual todo, mientras que no pierda el tiempo, nada es importante. Y si me lo pones fácil, me marcharé. Y como no veo que eso pase, sigo. Contigo sin frenos, a extremos. La razón es que no lo entiendo. Te hacen buscar a alguien que te haga temblar, y cuando lo tienes, ¿ahora qué? Porque dime qué haces si estás a oscuras, si lo único que ves son sus ojos, ¿y ahora qué? ¿Derecha, izquierda o tiemblas?
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)