domingo, agosto 16, 2015

Por muy difíciles que se pongan las cosas, nunca cambia. Hay situaciones permanentes y estados pasajeros que vuelan tanto que se quedan a vivir contigo. A mí me gusta verte pensándolo, y eso que no lo he visto todo. Pero aun así, hay cosas que no se las lleva el viento. Que al final y al cabo, no todo es tan ligero como parece. Y en cuanto le das la más mínima importancia, ya es otra cosa. Aquí todo va por grados de afecto o de odio, y tú decides si tirar para un lado o para otro. Afecto u odio, aunque luego enseguida desees volver al punto de partida. Y está claro que entre todos hay diferencias, y que todos damos algo que sentir. Aseguran que es malo empezar siempre desde el principio y no dejar seguir las cosas, pero cuando la opción es única, mejor eso que nada. Mejor hacerlo que quedarte quieto retorciéndote de dolor. Y si pasa pasa, y si no... Si no pasa, entonces con el tiempo pasará. Pero como dice Defreds, cuando eres un veinte con alguien, al empezar desde cero, todo es un diez, y eso suele significar que puede ir bien. 
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)