sábado, abril 25, 2015

+ Deja de gritar, hostia. ¡Deja de gritarme!
- Te estoy hablando normal, te estoy diciendo lo que debes hacer.
+ No, para el caos mental que llevo, me estas gritando. Llevas media hora repitiéndome lo mismo y cada vez subes más el tono de voz.
- Está bien, me relajaré. Pero necesitas aclararte.
+ Necesito que te calles y me dejes pensar por una puta vez. Eres un jodido eco las veinticuatro horas del día.
- Perdona, pero solo quiero que estés segura.
+ No tengo porque estar segura de nada. Quiero que me des libertad para decidir con quién caer y si caer o no. Necesito que dejes de repetirme las ventajas y desventajas como si fueran objetos. Necesito andar, pasear, hablar, sentarme y llorar. Y terminar así los días. Hasta que tenga ganas de ver a alguien. 
- Pero no puedes hacer eso, no tienes tiempo.
+ Cállate, tengo media vida para decidir, y si me equivoco otra media para remediarlo. Cállate y déjame destruirme. 
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)