martes, diciembre 30, 2014

Acaba el año, feliz 2015, un poco adelantado. 
Bueno echas de menos sus besos, a las personas que se han ido, has perdido amistades, te han decepcionado las cosas, te han echado del trabajo, te ha caído alguna, no hay dinero, no hay esperanza, te hundes...
Maldita sea la costumbre de la gente de señalar los malos momentos cuando ha acabado el año. ¿Acaso no has sonreído o qué? Al menos una vez en el año, habrás sacado esa puta sonrisa a pasear. Habrás aprendido. Joder, era otro año. Te has tenido que enfrentar a nuevas situaciones, y de todas se puede sacar algo. ¿Vais a mentirme? ¿No habéis llegado en ningún momento de este año, al éxtasis? Has podido vivir con tus amigos y eso es lo más importante. Habláis de desgracias, de penas, de arrepentimiento, de lo malo. Pero no habláis de las cervezas en una terraza, de los cigarrillos en el balcón, del eco de vuestra propia risa. Igual te han besado, igual no. Igual te han llevado a pasear estás navidades por Zaragoza, que está muy bonita. O igual has tenido el gran privilegio de criticar las parejitas de por ahí. Al final de año, escribís parrafadas como si no hubieseis sentido. Pero seguro que os habéis sentido libres, valorados, necesarios, en algún momento. Frena coño. Frena y piensa en las veces que te has dejado ser tu mismo. Piensa en cuando no has querido esconderte. Piensa en la rabia que has sacado, y el alivio que has sentido. Piensa en eso que has leído, que se ha grabado a fuego. Joder, piensa en esa puta canción que te ha llevado lejos. Piensa en que has respirado un verano más, y que qué putada cuando llegó el frío. Vamos hombre, alégrate, riéte. Que has vivido coño. Que has abierto los brazos y te has llenado de luz, de vida. Que es otro año más. Que has aprovechado oportunidades, que has comprendido el mundo al menos 200 veces mejor. Anímate. Que termina el año, y deberías aplaudirte por haber sobrevivido. Venga amigo, échale vida al asunto. Que ahora se te están pasando mil momentos en tu mente retorcida. Oye, que tienes otro año más para devorar libros y blogs. Que puedes conseguirlo, conseguirle. Que igual este año tienes tu esperado beso. Pero si te dedicas a deprimirte nada más empezarlo, sí que vamos buenos. 
En fin lector, que tengas un bonito año, que yo voy a tener el mío y no puedo tener el tuyo también. Y oye, si no llegas a comerte todas las uvas, descojónate, que habrá muchos en tu misma situación, y me incluyo. 
Ah y algo más, enhorabuena, 2015 se abre ante ti, sin requisitos que cumplir. Espero que tu oscuridad siga así de bonita, y que sigas brillando como el oro que eres. 
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)