lunes, noviembre 17, 2014

Te vi cuando creías que nadie miraba y lo vi todo. Quise acercarme de lejos, y no pude. Eras la luna llena tan completa y brillante, que asustaba. Y te conocí. Te conocí cuando parecía que iba a desplomarme. Cuando el frío ya se había instalado en mi corazón. Y dijiste que aceptara todo. Y te acepté a ti. Y a todo lo que viniera contigo. Y si traías granizo, la aguantaría. Me consumiste de tal manera que no supe reaccionar. Eres la partitura más bonita que jamás he visto. Estás tan lleno de realidad que es imposible engañarte. Me pareciste un fuego abrasador. El calor idóneo para derretir el hielo que la vida me había ido dejando. Así que te pido que me des luz, calor, música y palabras. Nunca dejaré que nada te haga frío. Quiero seas el fuego siempre.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)