lunes, noviembre 17, 2014

Esa pequeña lucha entre hablarle y dejarlo pasar. La lucha que el sentido común siempre gana. Aunque te desvivas, si te ha jodido, no le des la oportunidad de que te haga daño otra vez. Resiste, sobrevive. Grita o lo que quieras. Pero ni te acerques, ni te arrastres. Si salió de tu vida, no tiene por qué entrar. Cierra la puerta y arranca el timbre. Pilla tabaco y tira para delante, joder. Duele, casi escuece, la herida reciente. Pero trágate el alcohol en vez de echártelo por encima. Ya cicatrizará. Tu anda, a ver quién es el próximo hospital.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)