miércoles, septiembre 17, 2014

Cuando algo te encanta, es una sensación terrible, ¿no? Es como que te quedas sin respiración. Se te llena el pecho de una manera que no es normal. Y te entra la risa floja porque lo amas. Porque te hace sentir algo tan grande que no lo ves real. Te llena la mente con una felicidad tontísima, pero es así. Te invade la vida tan repentinamente, que hasta te tambaleas. Pues bueno, el día, que alguien te haga sentir así, como te hace sentir la música, la lluvia o la propia vida, nunca lo sueltes.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)