miércoles, marzo 12, 2014

Unos días antes...
+ Vete.
- Vale.
+ No espera, quédate.
- No, me voy, y vete tu también. Vete a tranquilizarte y a pensar, cuando aprendas a no contradecirte, aprenderé yo a quedarme en vez de irme..

Días despues...
- Eres una picota, sigues aún enfadada.
+ Cállate.
- Venga, ha pasado casi una semana.
+ Me aturdiste, me dejaste confusa.
- Bueno no pasa nada, son tontadas.
+ Si tanto me contradigo, déjame.
- Mira, te dije que aprendería, no quieras que aprenda a irme.
+ Si eso cambia las cosas, aprende. Aprende a irte cuando lo necesites o cuando quieres, aunque significará que no aguantas la situación. No me vuelvas a decir que aprenda la próxima vez, si eres tú el que tiene que hacerlo.
- Te juro que me voy, te lo juro. Igual me quedan más cosas de aprender de lo que esperaba.
+ Se siente, la enseñanza no acaba nunca,
- ¿Lo estas diciendo en serio?
+ Totalmente, si que termines de aprender va a arreglar las cosas, adelante. Vete y camina y aprende que a veces contradecirse es mejor que tener las decisiones claras. Vas mirando tan hacia delante que te olvidas de que por algunos desvíos se llega más rápido.
- ¿Qué dices?
+ Que te calles y que sigas aprendiendo. Que me voy a contradecir mil veces, aunque signifique que no estoy segura. Aunque nunca esté segura de las decisiones que tomo. Aprende a eso, así barajarás todas las opciones. Contradícete, podrás decir mil cosas hasta que lleges a una.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)