sábado, marzo 15, 2014

Caminos nocturnos.

Cuando vuelvo sola por las noches, me asusto. No hay silencio, solo viento, árboles azotando el aire. Unas veces siento pasión y otras miedo. A veces temo equivocarme de casa, y dudo cuando llamo a la puerta. Me suelo parar para retroceder y mirar cuantos pasos he avanzado. Cronometro el tiempo, y me voy fijando en los lugares escondidos. Unas veces voy tranquila, en cambio otras salgo huyendo. Siempre hay hueco para el miedo de que haya algo detrás de mí. Hoy mientras volvía he escuchado a alguien silbando, y cuando he vuelto la cabeza no había ni rastro de nadie. Estábamos la calle y yo a solas. He oído los silbidos un par de veces más, y todas me he girado para comprobar que era. Al final, he supuesto que sería mi miedo, que me ha incitado a ir con él. Además, al llegar a casa nadie abría. He intentado mantener la calma mientras me sentaba a esperar. Y justo me han abierto cuando el miedo estaba enseñándome a forjar la cerradura.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)