jueves, enero 09, 2014

Hace tiempo que me planteé saldar mis deudas con la Luna, pero nunca consigo tomar la inciativa. Le debo mil gracias a su luz por acogerme en las peores noches, y por cuidarme desde la ventana. Le debo milagros a la noche que ha cubierto más emociones de las que  yo quisiera. Le debo a la Luna mil momentos que me han hecho más persona de lo que debería ser hoy. Gracias por cubrirme, y guiarme hasta casa en noches frías. Aquí las farolas ya no lucen como de costumbre, y no protegen de la misma manera. Porque quizás este pequeño astro esta cansado de girar alrededor de nuestro mundo, como nosotros. Quizás este círculo gris ha visto más sonrisas de colores que nada. Y aunque no sea su propia luz la que destaque, y la que más brilla, no se da por vencida. Sale todas las noches a guiar a los ciegos y a los tontos, para que si cogen algún camino sea el correcto. Sale todas las noches a demostrar una vez más, que aunque no brille con la misma intensidad que el Sol, también tiene un brillo especial.

Para los que se sienten lunas, desde algún corazón se ve vuestro brillo!
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)