lunes, julio 01, 2013

Mi amiga habla y yo escribo:
"Odio decir que estoy enamorada, porque realmente no lo estoy, o no lo sé. Es que en serio, lo odio. Es una verdadera pesadilla. Además, en realidad no hay nada. Y, tampoco me gusta hablar de esto, es extraño. Eh, ¿por qué no lo escribes sin más? Es que no sé que más decirte. Ya sabes mi punto de vista, casi sabes toda la historia. Es que es genial, además estoy bien cuando estoy con él, aunque, míralo, me ignora por el whatsapp. Pero en fin, ¿le tengo que describir? ¿Le describo como persona o como lo veo yo? Es cariñoso, sensible y muchas veces me saca de quicio. Oh, me canso. Por favor, escríbelo tú."
Eso es lo que me comentaba mi amiga la otra noche. Son una pareja extraña. Bueno, no sé si son una pareja. Dejémoslo en relación. Ella odia admitir que realmente el le gusta, y pasa de enamorarse. Son diferentes. Juegan un juego al que ninguno a podido llegar: al de contenerse las ganas. Pero son distintos, algo que faltaba desde hace mucho tiempo. La gente puede bromear todo lo que quiera sobre ellos, pero da igual. No sé que piensa él, no sé realmente que piensa que hacer. Porque, lo que a veces parece un simple juego, se convierte en algo serio. No son nada, pero han tenido sus peleas y sus momentos de película. Y no importa nada, porque al final van a estar juntos. Y si no lo están, es que no es el final.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)