lunes, julio 01, 2013

Contemplando las estrellas, sin más. Deseando con furia estar tan lejos como ellas. El mundo nos había jugado una mala pasada, y la queríamos superar juntos. Jugábamos a tener el amor de Titanic, y se iba destrozando como Noah y Allie. Pero realmente no nos importaba, queríamos arreglarlo. Porque, nosotros, jugábamos a ser el sol en una de las mañanas más frías de invierno. Éramos un mar lleno de secretos que se había refugiado en la libertad. Cuando reíamos, reíamos juntos. Y cuando nos mirábamos a los ojos, sáltaba el miedo de perdernos. Jugábamos a ser una banda sonora con una orquesta completa. Porque éramos personas. Nos perdíamos en nosotros mismos y nos encontrábamos con ayuda del otro. Era bonito, ¿sabes? Era bonito porque era igual que todos los amores que se han visto nunca, pero teníamos una diferencia, nosotros nos queríamos de verdad.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)