miércoles, junio 19, 2013

+ Y si...
- ¿Y si qué?
+ Y si realmente me gusta o le quiero, pero me da miedo. 
- Pero mira que eres tonta, díselo.
+ No me apetece acosarle a base de indirectas, que no es de esos. 
- Pues a ver, suéltalo sin más, no creo que pase nada. 
+ Pero..., ¿y si me odia?
- Bueno, entonces eso será un gran problema. Pero no pienses en ello.
+ ¿Entonces qué?
- Pues que va a ser dificil. Perdiste la oportunidad y, aunque te joda, tienes que tener en cuenta que tiene novia.
+ Lo sé, pero quiero que sepa que me arrepiento. 
- Pues, ¿a qué esperas? Porque nadie sabe que va a pasar. Tal vez llegue y seas lo único en su mente...
+ O tal vez, que seguramente, llegue y tenga ganas de darme una patada en el culo.
- ¿Y qué? ¿No decías que quieres recuperarlo? ¡Adelante! Tírate de cabeza, nadie sabe que puede pasar, eso es lo mejor de todo. Un sí o un no, tal vez te conteste con un beso, quién sabe. Como en el Diario de Noa, se recuperan una y otra vez, perdiéndose, dejándose llevar cada vez más lejos y dejando que las ganas y los recuerdos se desborden. Y, pase lo que pase, diga lo que diga, prométeme que la segunda oportunidad que tengas la aprovecharás. 
+ Lo haré, si la tengo claro. No voy a malgastar con otro las ganas que le tengo a él hoy.

Reacciones:

2 comentarios :

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)