lunes, junio 17, 2013

Felicidades mamá.

Hace tiempo le escribía porque la echaba de menos, porque estaba tan lejos…quería recuperarla. Hace tiempo, le escribía agradeciéndole la vida. Hoy, le escribo porque creo que a ella no le tengo que escribir cuando la echo de menos. Tengo que escribirle siempre, todos los días de mi vida. Tengo que escribirle miles de veces en mi mente, en el papel y en un teclado.
Hoy, le escribo para decirle que es mi heroína. Que es diferente, que es más bonita que ninguna, que es más fuerte que nadie y que la quiero con todo lo que tengo. Hoy, le escribo para pedirle perdón por las miles de estupideces que he dicho y cometido en contra de ella. Que, aunque en esos momentos parezca que no me arrepiento, siempre lo hago. Porque a una madre no se le grita, ni se le rechaza. Porque una madre, es la única cosa que cumple un para siempre, sin apenas prometerlo.  Y, me da igual las siete millones de personas que haya esparcidas por el mundo, porque ella es la mejor de todas. Nadie, nadie en la vida va a ser como ella, nadie. Porque nadie nunca me va a levantar de buen humor a las siete de la mañana, nadie me va a decir las cosas que he hecho y hago mal, pero sobretodo, nadie le va a dar el color que le da ella a los 365 días del año. Y, ahora lloro, porque siempre lloro cuando le escribo a ella, porque es para la única persona que me pasaría horas y horas escribiendo sobre ella. Sobre ella, únicamente. Además, hoy le escribo, porque se que odia un poco los cumpleaños, y más si yo los arruino.
Felicidades mamá. No me importa si me gritas, si algún día decides no hablarme o si se te olvida algo. Nunca me importará si te equivocas alguna vez, porque estaré allí. Y te prometo, que nunca te voy a dejar sola, te lo prometo. Nunca me echarás en falta. Porque no me importará si me llamas porque pierdes las llaves, o porque te las dejas dentro de casa. No me importará si me gritas por haber manchado una camiseta tuya. No me importará nada. Estaré siempre contigo, pase lo que pase, para recordártelo.
Eres la Reina de la familia, aunque nunca te lo demostremos.

Te quiero, en los días grises, los rosas y los neutros. 
Reacciones:

3 comentarios :

  1. Qué bonito, coñe, que se me saltan las lágrimas :') La última frase es hermosa, como el texto en sí, me ha dejado alucinada. Ostris... Si es que... Jooo, no puedo con mis desvaríos xP

    ResponderEliminar
  2. Aysss felicidades a tu mami, que la quieres un montón como se le debe querer a una madre, pero que sepas que tu madre tiene a una hija muy cuqui. Precioso el texto =)

    ResponderEliminar
  3. Me he muerto con esta entrada, de verdad. Cuando tenga hijas, quiero que sean exactamente como tú :)
    Un beso ENORME (y lloroso)
    Topi

    ResponderEliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)