lunes, abril 04, 2016

No sé si es bueno o malo. Déjame decidir mientras lees (o mientras escribo). Creo que me gustas digo, creo que dejaría varias cosas por ti, pienso. Mentira, no me creas. Nunca me creas. Lo siento, pero va a pasar otro que me va a llamar más la atención que tú y  vas a desaparecer. Y no me voy a andar con rodeos porque es la verdad. El peligro es real, el peligro inminente de que mi mente esté en la tuya y segundos después en la de otro y viceversa y sin cambios y ni siquiera lo notarás. Puedes darme el apodo que quieras porque aunque todo lo que digas se me asemeje,  nunca va a ser lo que soy. Siempre me he dado a conocer por tener las cosas claras, y por eso es. Bueno, por eso, y porque tengo la edad de tener capricho y lo que me de la gana. Pero tengo una idea formada, estructurada, instaurada en mi cabeza de lo que quiero, de lo que necesito, de lo que realmente aceptaré en mi vida. Sé, que te parece que nunca voy a encontrar a alguien capaz de llenar los requisitos que tan dulcemente pido. Pero lo habrá. Y si cumple 9 de 10, borraré el último. Pero ese no eres tú. Ni el anterior. Y probablemente no será el siguiente. O sí. Déjame decidir qué coño quiero para mi vida, intentaré llevarme por delante lo menos posible, o nada.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)