domingo, abril 17, 2016

(No lo siento pero lo escribo)
Prometo seriamente que tu espalda será el único lugar ante el que haré promesas. Para ti y por ti. En tu espalda, para acostumbrarme a ver esa parte de ti. Y que cuando te des la vuelta todo sea mejor aún. Y me comprometeré a darte todas esas cosas que ni siquiera yo he tenido el placer de tocar con mis dedos. Porque quizás si aprendo a crear, sabré enseñarte y sabrás darme. Quizás si solo a ti te instruyo mi lenguaje, mi código. Solo así quizás logres escribirme con palabras que todos entiendan. Pero dales solo un pequeño prólogo, una demostración. Porque seguramente querré seguir siendo un enigma para los demás, dejar que solo tus ojos me comprendan. Dejar, que te quedes tú todo lo bonito que tengo que ofrecer porque sinceramente no me apetece dárselo al mundo, tú para mí nunca tendrás suficiente. Ni yo de ti. Sabré quererte del modo en el que nadie esperaba, con todo. A ti, y no a otros. Tu espalda, y la de los demás insignificante. Y que seas tú quién me pinte de negro aunque siempre me veas de otro color.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)