viernes, enero 01, 2016

Alcohol y tabaco en una noche fría. Vestidos negros, tacones y muchos otros elementos brillantes. Gente importante, despreciada, ignorada o adorada. Música intensa que no te da ningún respiro. Resbalones, lloros, risas, gritos, y bueno, ya sabéis, cosas de esas. Y hablando de intensidad, una mirada. Aunque no solo una, miles. Discretas, con un intento de disimulo que termina en un descaro descomunal. Ojos, ojos que no se separan, que te permiten hasta leer el pensamiento. Intenciones desconocidas, aunque con alguna idea previa. Movimiento, movimiento de un lado a otro y hacerse el loco. Pero esos ojos siguen ahí. Ojos que ojalá no se acerquen un año más, que en este año nuevo, no vuelvan a ir a matar porque lo consiguen.
Feliz año nuevo, ojalá todas las miradas peligrosas, este año demuestren que son seguras, pero no les apetece demostrarlo.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)