jueves, noviembre 05, 2015

Tener el poder mano es irresistible. Acercarse, alejarse. Al ritmo deseado, conveniente y exacto. Se acabaron las normas junto con las instrucciones. Cesa el equilibrio moral. La probabilidad de dañar es tan grande que preferimos ignorarla. Ir y venir por placer, por puro aburrimiento y por ganas de algo nuevo. Por crear una rutina que no se establezca nada más que en un caos. A la mierda el "tener las cosas claras", y un hurra por el desorden. Por el blanco y el negro en conjunto, por mezclar, por combinar, cambiar, destrozar. Por los juegos, la libertad del entretenimiento, sin efectos secundarios. Se acabó el tener cuidado, apostemos por descuidar. No te preocupes, ya habrá tiempo para reparar lo que esto rompa.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)