miércoles, septiembre 16, 2015

+ Yo, lo siento, pero prefiero tener que odiarte.
- ¿Odiarme cuánto? ¿Demasiado? ¿O lo justo?
+ De todas las maneras posibles y lo necesario como para no querer hablar contigo.
- ¿Y qué maneras hay? Y si es posible, ¿cuánto es necesario?
+ Lo suficiente como para que dejes de hacer preguntas y lo aceptes. Mira, organicemos esto por temporadas. Estos dos meses te odiaré, quizás al tercero quiera ser tu amiga pero no me tomaré ninguna confianza ni me acercaré, no echaré otra vez a perder todo. El plan actual es mirarte desde lejos y aunque me muera de ganas, joderme. ¿Ya?
- ¿Y al quinto mes qué?
+ Al quinto volverás. Volverás o se acabará dulce y fríamente. De momento, voy apostando por la segunda opción porque no te tomas nada en serio. No pareces arrepentirte de cientos de mentiras y otras miles de cosas que no hace falta recordarte. Entonces supongo, que si no vuelves, se acabó. Estaré con alguien mejor y cambiará. Estoy segura de que cambiará, de que me valorará, de que todo será diferente. Aunque la verdad, hará falta poco para superarte, al menos alguno hará las cosas bien.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)