domingo, septiembre 27, 2015

Mentiría si dijera que voy a dejar de escribir sobre torturas, porque sinceramente, no lo haré. Y con torturas me refiero a tu mismo nombre y a todo lo que conllevas. Hace ya demasiado frío entre nosotros, si me puedo referir a ti cerca de mí. ¿Sabes qué? No recapacites si no quieres. Tranquilo caballero, no vaya a ser que tú te vayas a hacer daño. Quizás hasta te apremien tus amigos. Y me da igual, me da igual que no lo pienses, que pienses que exagero, me da absolutamente igual el grado de importancia que le des. Ódiame porque sé toda la verdad, y desgraciadamente, todas las mentiras también. Tranquilo, es más cómodo ir a lo sencillo, a lo que no requiere ningún esfuerzo mental, porque no lo soportarías. Mantén la calma, al menos de momento. Pero oye, cuando las cosas se den la vuelta, tiembla. Tiembla porque vas a recibir lo que has dado. Y vaya, no es nada bueno. Así que espero que no te sorprenda. Que cuando te vaya mal y quieras darte cabezazos contra cualquier pared, reventarte los nudillos, llorar, sangrar, me da igual. Cuando te vaya mal, lo siento, pero te lo merecerás.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)