miércoles, julio 08, 2015

Cuando fallas, la culpa te persigue a todos lados. Tu error llena el vacío de tu mente. Incluso intentas darle la vuelta a las cosas, reemplazar el error. Pero nada sirve. Nada sirve hasta que alguien te dice que ya basta, que dejes de recordártelo. Que no hay porqué estancarse en fallos, sean lo grandes que sean. Se sufren, se pasan y se superan. Sin problema. 
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)