viernes, mayo 01, 2015

Ambos se miraban desde lejos. Como si no conocieran el camino que les lleva a encontrarse. Como si no lo hubieran recorrido veces. Miradas temblorosas que no dejaban paso a nada más. Hacía meses que no hablaban, y se echaban de menos. Él se acercó. Y ella también. Solo hablaron. Del tiempo, de la noche, y del alcohol que llevaban encima. Y se hizo el roce. El más mínimo roce de sus manos, los activó. Sus ganas. Sus miedos de que les volviera a pasar esto otra vez. De que nunca acababan lo que empezaron. Sus manos rozándose cada vez más. Luego gestos, el cuerpo. Más centímetros a la basura. Se marcharon. A seguir su puñetera e inacabable historia. Como hacían en cada fiesta, pero no, no se querían. A la mierda el autocontrol, decían. Ya nos odiaremos mañana.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)