sábado, diciembre 14, 2013

Me desperté entre la niebla y el frío de aquel día. Un incesante dolor golpeaba mi pecho, retumbaba. Caer, era necesario, pero, ¿por qué tantas veces? La gente tiene que saber de ti, tienen que saber quién eres. No sirve de nada esconderse, es un juego de cobardes. Deja escapar tu vida por tus ojos para poder adentrarte en las de los demás. Supongo que te acostumbraste a que te dijeran como de difícil iba a ser, y si podía ser complicado lo rechazabas, ¿es así? Deja que por una vez descubran tu caos. Si la vida misma es un desastre, no te dirán nada. Siente y habla, aunque no sepas cómo va a ir. Que vean y puedan investigar los rastros que has dejado, que conozcan de una vez tu sonrisa. Suéltalo. Suelta las riendas de tu vida, y que el azar maneje. Que el azar te lleve por todos los territorios prohibidos que tu mente a querido pisar. Y que todo el mundo lo sepa, que todos sepan que has llegado hasta las entrañas de muchos corazones, pasando por sus mentes. No te escondas detrás de la oscuridad, pues la luz necesita brillar. Necesitas saber que canción te toca vivir, y qué acordes no suenan bien. Deja que sepan de ti, aunque no quieras. Pues ya da igual, lo acabarán sabiendo. Más vale que les muestres tú la verdadera historia antes que otros. Déjate perder, y nunca regreses a buscarte. 


Reacciones:

1 comentario :

  1. Sí, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Creo que todo el mundo debería guiarse por eso.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)