jueves, octubre 17, 2013

Venimos del cielo a poner los pies en un suelo que resbala. Nos trajeron hasta aqui, hasta donde estaba la fiesta y seguimos así. Y la música sigue invadiendo nuestras mentes cada hora del día y cada segundo. El ruido sigue presente en nuestras cabezas. Las canciones se reproducen una y otra vez en nuestras bocas, y las letras se reescriben a cada paso que damos. El baile sigue presente en nuestros cuerpos, agitándonos. Y el corazón late con los altavoces de nuestros sentimientos. La atracción sigue perdiéndonos y la distracción nos destruye. La concentración nos cansa y el pensamiento nos agota. Las decisiones rebotan repetidamente en todo lo que hacemos, rebotan como el ruido que las acompaña. Las ganas nos pueden más que nada, y las tonterías nos dañan como a nadie. Las palabras nos ayudan, y las letras nos desordenan. Y, todo ocurre mientras los acordes de nuestras vidas encuentran el compás perfecto en la partitura más desordenada que jamás ha existido.
Reacciones:

2 comentarios :

  1. Creo que todo se basa en encontrar el punto de estabilidad. Algunas locuras y algunos momentos de paz. Todo se basa en no darnos por perdidos, pero perdernos de vez en cuando.
    Te sigo desde ya!

    ResponderEliminar
  2. Ahí le has dado! Yo también te sigo a ti!

    ResponderEliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)