jueves, mayo 23, 2013

Huyendo a mi reencuentro

ESTE ES UN RELATO QUE HE ESCRITO PARA UN CONCURSO, SÉ QUE NO TIENE NI PIES NI CABEZA, PERO ES POR TENER ALGO DIFERENTE, NO TODO TIENE QUE SEGUIR UNAS REGLAS. OPINIONES, GRACIAS. LOS ANÓNIMOS TAMBIÉN PODÉIS COMENTAR.



Huí de allí. Sinceramente, pensando que no tenía ningún problema. Corrí cuánto pude por la carretera. Arriba, abajo y en todas las direcciones. Huía de la cantidad de ignorantes que los recuerdos no habían dejado marchar de mi vida. Por mi cabeza habían pasado demasiadas estupideces acompañadas de sus dueños, y todo mientras me alejaba. Seguí avanzando hasta que comprendí que eso no me iba a alejar del pasado, ni mucho menos de mi vida. Reaccioné, y pensé que realmente el problema lo tenía yo únicamente, así que, preferí perderme. Encontré un bosque cerca de allí, la idea de entrar sobrevoló rápidamente el hecho de no hacerlo. Me adentré en el bosque; era oscuro, frondoso y dispuesto a ser explorado. Olía a humedad y naturaleza, parecía haber bastantes capas de hojas acumuladas en el suelo y los ruidos invitaban a seguir adelante pero luego frenaban. La curiosidad me llamaba a gritos desde dentro, me incitaba a perderme y me susurraba que el lugar estaba fuera de cualquier peligro. Caminé bosque adentro, pisando ruidos y vida. Amaneciendo entre miles de árboles solitarios. No me detuve en ningún momento, aunque realmente me apetecía descubrir muchas cosas. Y entonces me obligué a parar, me encontraba rodeada por árboles que juraría no haber visto. Me rendí y pensé que sería cansancio. Pero, cuando me dispuse a seguir, todo se volvió negro alrededor. Y en unos segundos, pude observar como el miedo se acercaba a mí. Lentamente pero con furia, venía a asustarme, a  invadir mi cuerpo y revolver cada centímetro de él. Aquel sentimiento horrible que desgarraba se estaba apoderando de mí. El mundo comenzó a dar vueltas, o quizás incluso las daba yo, no era capaz de distinguirlo. La palabra miedo aparecía en mi mente, repetidamente, parpadeando. Me robó el aliento y el pensamiento de moverme. Se retorció dentro de mí, de la manera que pudo. Y entonces se fue, sin más. Sin dejar apenas rastro. Y comprendí porque era tan malo, me hacía aferrarme a lo único que podía matarme, mi vida. Me levanté, sin apenas pensar en el momento. Huí de allí, como si no estuviera cansada de hacerlo. Saqué fuerzas de quién sabe dónde, y me alejé.  A los pocos minutos, caí al suelo rendida y jadeando. Maldiciéndome por haber entrado en aquel terrible lugar.


Me desperté aturdida y exhausta. Estaba mojada y llena de barro. Me incorporé con dificultad y me senté. Respiré, robando todo el oxígeno que mi cuerpo podía obtener. Y pensé en mi cuál sería mi siguiente encuentro, los sentimientos se reencarnaban en aquel bosque oscuro. Me puse de pie, y comencé a gritar. Chillé y pedí ayuda hasta que mi cuerpo dejó de responder a mis intenciones. Y ocurrió otra vez. Empecé a sentirme sola, abandonada, no había nadie allí que pudiera ayudarme. Vino la soledad, preparada para dejar tanta huella como el miedo. El viento recorrió cada centímetro del bosque hasta llegar a susurrarme al oído. Me tiré al suelo, y en la misma posición que había abierto los ojos, los cerré. Me tapé los oídos y repetí que no estaba sola hasta supe que iba a creérmelo. Así que, me enfrenté. La soledad me vio abrir los ojos y vino corriendo hacia mí, pero no me quitó nada. Recorrió mi mente como si se tratase de su paseo diario. Lo entendí, estaba sola. En medio de un bosque perdido en una montaña gris y mojada por la lluvia. En medio de la nada, de tantos árboles con hojas, de tantos secretos como verdades. Sabía que no había nadie, lo sabía, pero eso no debía asustarme. Porque entré allí con el fin de alejarme. Y sonreí. Sonreí a algo que había venido con la intención de enterrarme en pensamientos. Sonreí con mi mente, en contra de todo. Me levanté y seguí, como había hecho durante horas y horas. Y no pretendí alejarme, porque sabía que me seguiría, porque en realidad, el problema era mío. Me topé con cientos de ramas que admitieron que debían apartarse. Caminé bajo la lluvia mientras pensaba, mientras escuchaba como el mundo crujía debajo de mis pies. Mientras decidía que dirección debía tomar a base de impulsos. Mientras volaba en busca del Sol, que estaba prisionero de las nubes que aquel día cubrían el cielo. Estuve andando durante un par de horas más y me paré. Sentí que me mareaba y me desmayé, me caí entre el barro por un único y verdadero motivo, cansancio.


 Lo siguiente que recuerdo es una luz blanca, la de una bombilla. Abrí los ojos y observé aquel paisaje tan habitual, mi habitación. Enseguida vi como la gente se acercaba, como los culpables de mi huída retomaban sus acciones. Me dieron besos por todas partes y me sentí agobiada y presionada. Y, de repente, grité que quería volver allí. Todas las sonrisas se disiparon dejando un rastro de preocupación. Alguien se acercó y me preguntó qué si había olvidado algo allí, asustado e incapaz de organizar su cabeza. Y sin apenas reconocer el rostro respondí que sí: que me dejé allí el miedo, la soledad y la alegría. Me dejé el color de las flores, las distintas hojas y el sonido de las ramas que crujían bajo mis pies. Me dejé el olor de la lluvia, el aroma del miedo, el sabor de la soledad y el sonido de la alegría. Allí, en un bosque oscuro, me dejé la vida.           

                                                                
Reacciones:

8 comentarios :

  1. Tú escribes demasiado bien para mis ojos, te envidio sanamente (o no tanto, porque mis ganas de escribir así son muy grandes).
    Yo no soy capaz de expresar tanto, jope.
    ¡Me ha encantado cómo expresas los sentimientos interiores!
    Un beso :D
    Topi

    ResponderEliminar
  2. Jo, muchiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas gracias :) Me alegra un montón que pienses eso nena!
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  3. Me moría de ganas de leerlo, de hecho le he dicho a una persona "yo creo que Andre podría ganar, escribe muy bien". Vale, no has ganado, y no he leído el del primer puesto, pero este era tan... Taaaaan... ASDFGHJKLÑ, ya sabes xD
    Escribes genial, joo, quiero escribir tan bien como tú :(
    Besos, guapa, nunca pares de escribir :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja muchísimas gracias emoti!
      Eh nena, que tú también escribes increíble!
      Besitos cielo, nunca lo haré,a sí que tu tampoco :)

      Eliminar
  4. Y yo pensaba que mi relato estaba bien...
    El tuyo esta mejor que bien :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segurisisisisima del que tuyo también está genial!

      Eliminar
  5. Yo justamente le dije a Emoti: yo creo que Andrea quedará en algún puesto y has quedado!!!! Te lo mereces, porque la verdad es que era original y expresaba muchas cosas, tendrías que haber quedado primera!! El mejor de los que he leído.
    Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUCCCCCCCCCCCCCCCCHISIMAS GRACIAS! :D
      BESITOS :)

      Eliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)