domingo, mayo 19, 2013

Déjame que te cuente un cuento. Ya sabes, un poco típico. Una chica y un chico. Princesa y príncipe, como quieras. Vida, amor y alegría. Un cine lleno de desconocidos, que adoran ver lo enamorados que estamos. Un McDonalds, compartiendo un McFlurry. Un paseo a caballo o si prefieres en coche. ¿Qué? ¿No te gusta? Lo sé, a mí tampoco.
Sé que me encantaría tener uno de esos amores de las películas que son perfectos, pero no es lo que quiero. Tampoco quiero estar discutiendo 12 horas del día y el resto pasarlas dormidas. No quiero ni lo típico, ni lo poco común. Quiero una de esas historias de las que nadie habla. De las de darse un beso y poder ir cada uno por su lado sin problema. Una de esas historias que dejan huella en un tablón de corcho. De las de leer cartas viejas, y de las de poder hablar de novios. De las de celos y enfados, de las de sofá y monopoly. Una de esas historias que tienen que ser leídas detenidamente, de las que no se pueden quedar escritas. De las de ropa y colonia intercambiadas. Una de esas historias que se recuerdan, de las que cuando terminan no se dice "Que pena, con la buena pareja que hacían.", si no que se dice: "Por lo menos ha ocurrido, nunca habrá nadie como ellos."
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)