lunes, abril 22, 2013

+ Hola.
- ...
+ Hola.
- ...
+ ¿Qué te pasa?
- Ah perdona, ¿me has dicho algo?
+ Va, no te hagas la tonta.
- Habló el listillom ¿no?
+ ¿Que coño te pasa?
- A mi nada, ¿a ti?
+ ¿Que te he hecho esta vez? ¿Porque estás así conmigo?
- El problema es lo que no me has hecho, y porque no debería estar así contigo. Porque al fin y al cabo, tu haces lo mismo, ¿no es así?
+ Venga, no me rayes. Perdona. Dime que te pasa.
- Te estoy haciendo lo que me haces tu a mí. Lo de ignorarme, que se te da tan bien. Te jode que te den tu propia medicina, ¿o que?. No he pasado de largo y me arrepiento de no haberlo hecho. Tenía que haber dado seguido. Haber andado conteniéndome y girar la esquina con más ganas de nadie. Y ya si eso hundirme, o reírme, de lo orgullosa que estaría. Pero no, tienes la suerte de que cuando me has hecho parar lo he hecho. Porque tu eres el gilipollas, y yo soy la experta que hace lo contrario que tú.
+ ¿Te habrás quedado tranquila, no? Te ha dado tiempo hasta a insultarme, y encima estás deseando hacer lo que más odio, llorar.
- Y qué quieres que le haga, claro que voy a llorar. Me cruzo contigo y ni me miras, eso hoy, ayer y todo el tiempo que has podido. Paso por delante tuyo y nunca haces nada.Todo sigue igual. Una única rutina que hemos establecido para la química nuestros encuentros.
Reacciones:

2 comentarios :

  1. Jo, es muy triste, pero tienes mucha razón, eso desde luego. Pero me ha dejado mal. Bubu.
    ¡Qué cosas más bonitas escribes, me encanta leerlas!
    Un besito muy grande :)
    Topi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya neni, la realidad es injusta y triste.
      GRACIAS TOPIIIIIIII! Besitoss :)

      Eliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)