lunes, febrero 18, 2013

Y como no. Ya es rutina que diga cosas de las que no se acuerde. Una puñetera rutina que no rompemos ninguno de los dos, que en realidad yo no debería hacerlo. Estoy harta, hasta un punto en el que las palabras que camuflan la historia, no me salen. Un amor estúpido, si se puede llamar amor. Ya no es que me pase siempre, si no que ya he tenido que acostumbrarme. Y eso me jode, a mí y a cualquiera.

Estoy a la vez tan cerca y tan lejos…
Cerca, cuando llego, me tumbo en la cama, y recuerdo cada puñetera palabra que me has dirigido. Y cuando me levanto al día siguiente, pensando que te vas a acordar de mí. Lejos, porque eso me pasa todas y cada una de las noches en las que examino tu maldita mirada. Y aún más lejos, cuando pienso que a la semana siguiente, va a ser todo igual.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)