lunes, febrero 18, 2013

Va y vuelve.

Y cuando voy a olvidarle por sus desapariciones,
 justo cuando estoy en el punto justo, aparece. 
Sin dar motivo alguno ni explicación. Aparece con ese
 no sé que tiene, dándome fuerte. Y se acerca y se aleja
como si la peonza esta vez fuera él. Vuelve, sin ninguna
 explicación de porque había desaparecido. Y cuando 
se cansa, decide irse dejando el rastro de siempre, 
ninguno. O al menos, eso hace la mayoría de las veces.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)