viernes, octubre 28, 2016

Una vez está bien, dos dejas de reír, a la décima estás huyendo. Cuando las cosas se repiten sin cesar y sin cambios, cansan. Cansancio. Llamas mi atención. Lo consigues. La robas. La maltratas. Mi atención, que es mía, que en ningún momento ha sido tuya. Maltratas lo único que doy y que en mi opinión es preciado, como la atención de cualquier otra persona. Hay que saber mantenerla. Saber mantener la intriga y la atracción. Por novedad quizás te ganaste el premio, pero no el puesto. Me cansas, agotas. Es lo que pasa si tomas todo como algo más. Que el interés, se hace desinterés.
Reacciones:

2 comentarios :

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)