miércoles, agosto 10, 2016

Empecemos por no contar mentiras. Porque sinceramente, la seguridad nunca ha sido lo que más a dominado. Y si por algo te conozco, es por ver tu alma fundirse entre decisiones que te aprisionan el pecho. Pero te juro, y lo sabes, que te he visto salir de todas con la cabeza alta. Y eres joven, bueno coño, yo también. Creo que jamás vas a señalar algo con el dedo directamente, y está bien. Nadie te va a juzgar por eso. Nadie te va a poner una diana en la cabeza por no tener claro qué es lo mejor y qué es lo que menos ataca...
Odio verte apuñalando hasta matar tu propia mente, todo por querer saber lo que debes hacer. ¿Y qué pasa con lo que necesitas? Deja atrás la ropa, las notas, tus padres, el dinero, a nosotras, a ellos, lo difícil, el dolor, las mentiras. Deja todo lo que puedas por el camino. Toda la mierda que te has empeñado en arrastrar. Sobre todo deshazte de lo que no es tuyo. No te pido que cambies, nunca lo haré,  pero reacciona...
Te he visto crecer, yo a ti, tú a mí. Y te he admirado toda mi vida y lo seguiré haciendo. Porque haces todo con gran intensidad. Lo sientes. Eso te trae tantas decepciones como alegrías, debes conocerte y afrontarlo todo. Quizás no sea lo que necesites. Te lo digo también por adelantado para los siguientes 50 o 60 años, porque seguiré allí. Y por si nadie te lo dice, te lo digo yo. Estoy muy orgullosa de quién eres. De cómo cambias, de lo que te has convertido. Y sé, que jamás vas a dejar de ser tan brillante y espectacular, solo lo aumentarás, como siempre has hecho...
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)