lunes, junio 29, 2015

Aún no sabría qué decir del mar. No sabría qué decir de las playas que llenan los lugares recónditos. No hay palabras para el agua salada que roza la piel. Solo veo agua. Agua por todos lados que se extiende en direcciones casi inexistentes. Y arena. Arena llenando cada parte de mi cuerpo y de este lugar. El sol abrasa y cae en picado hacia todos los centímetros de mi piel. El calor, la crema, los bikinis. La libertad. La libertad que da meterte en el mar y no tener que preocuparte si no ves el fondo. Rocas que llenan y cierran extremos y trozos. La sal que cubre el pelo cuando el sol ya ha secado el agua. Cuando el sol baja y solo queda brisa. Solo queda brisa meciendo las olas tranquilamente. Arena arrastrada hasta la orilla junto a conchas e incluso sonidos. La paz de lugares remotos. De las playas. La tranquilidad que sin duda, solo infude el mar.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)