domingo, agosto 10, 2014

Tengo un problema grave. No me arrepiento de nada, cuando tal vez debería hacerlo. Me pasa por gilipollas. Es más, no me arrepiento para nada. El mejor error que he podido cometer. Dios, me estoy volviendo loca. Que estúpida. Tengo al príncipe delante, y me voy a por el malo. Me atrae. De una manera inexplicable, que me encanta. Le mataría a veces, otras en cambio, todo lo contrario. Es horrible, me está matando. Y lo peor, es que yo para él no soy nada. A veces se acerca, y me provoca sin saberlo. Me dan escalofríos. Ahora no, justo ahora, no. No puedo ir detrás del más cabrón. Hay algo en él, que no lo tienen los príncipes, ni los sapos, ni los guapos. Que solo lo tiene él. No sé que estoy haciendo, no debería ser así. No puede gustarme, ni atraerme, ni lo que coño sea que me pasa con él. Con él me dejaría llevar sin más, como ya hice, como haría. Un par de tragos, y para delante, ojalá. Espero que solo sea una estupidez, que se me cruza por la cabeza a medianoche. ¿Consejos? ¿Ayuda? ¿Una hostia para espabilarme? Esto es como tirarse al vacío. Cada uno se mata como quiere, y me ha tocado lo peor.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)