jueves, julio 24, 2014

Y que la vida está para eso, ¿no? Para correr chipiadas con faldas y vestidos. Para acabar con el rímel, el maquillaje y el pintalabios esparcido por toda la cara. Para llegar a casa casi duchada y que sólo se te ocurra reír. Para acabar con la boca desencajada de tanto reír. Para eso está la vida. Ni para novios, ni para promesas, ni para películas de amor. Está para ir andando por en medio de la carretera. Para gritar cuando se oye un trueno. O para esconderse si hay relámpagos. El verano, el calor, las amigas, la familia, es todo lo que necesitas. Un par de besos intensos no vienen mal. Un revolcón no hace mal a nadie, pero nada más. Nada de aferrarse, ni atarse, ni pararse. Aprende las funciones de la vida, porque son muchas, y tendrás que irlas recordando. Para qué cuando llueva, al principio eches a correr. Pero luego sigas andando normal, sólo porque te da esa sensación. Sólo porque te da vida, emoción o incluso libertad. Sólo porque unas gotas de agua te hacen sentir mejor que nadie. 
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)