viernes, enero 17, 2014

+ ¿Por qué me hablaste aquel día en la cafetería?
- No sé, me perdiste.
+ ¿Cómo que te perdí? ¿Qué quieres decir con eso? No te hice nada...
- No, no me has entendido. Me perdieron tus formas y tu pelo, y tu timidez. Me perdiste, me hiciste perderme.
+ Ah, ya entiendo. Pero, ¿por qué? Nunca consigo verme de la manera que me veías tú. 
- Porque en parte, yo quería verte a mi manera. Me revolviste la cabeza, cuando apartaste la mirada al ver que todas te observábamos. Supongo que tú aún no lo sabías, pero eras guapisimo. Y encima nosotras suspirábamos desde la mesa de al lado cuando reías. Te incomodaba que te miráramos así, como si tuvieras algo que mostrar. Me perdieron tus sonrisas tontas y como saludabas a tus amigos. 
+ Te escondías en aquel jersey y te hacías los agujeros de los pantalones cada vez más grandes. Eras muy graciosa.
- Y tú, ¿por qué te perdiste en mí?
+ No te lo voy a decir. Porque si no lo harás más veces, nunca volverá a ser espontáneo. Quiero esconderme y observarte cuando no miras. Nunca te diré que me pierde de ti, porque si no nunca tendrás curiosidad. Si te lo digo, lo usarás para relajarme, y no hace falta que intentes enamorarme más aún. Sé que es juego sucio, porque tú me lo has dicho, pero seguro que hay algo que adoras, que tampoco has mencionado. Me perdí en ti por muchas cosas, pero la principal fue porque, la mayoría de las veces, haces lo contrario que yo, pensando lo mismo.
Reacciones:

3 comentarios :

  1. Oh. Por favor, cualquiera se enamora leyendo esto. Aparte, escribes tan bien... Y el amor que relatas parece tan real que. Ojalá todos tuviéramos la oportunidad de conocer a alguien así, como tú, y como el chico.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Andrea, ¿cómo escribes tan maravillosamente bien? Porque yo también quiero, jopé.
    Esta entrada es preciosa, y es verdad, yo siempre pienso que lo bonito es el momento en el que te enamoras, el momento en el que te piedes por esas cosas que la otra persona a ko mejor no sabe ni que hace.
    PD: Ojalá no fuera tan tímida y pudiese acercarme a ti algún día y preguntarte cómo te va, echo de menos hablar contigo.
    Un abrazo,
    Alba

    ResponderEliminar
  3. Ay ay ay, este texto me ha llegado y mucho. Qué chico y qué chica más monos! Si es que está perfectamente escrito, en serio,.parece tan real en el momento que lo lees♡
    Besitos

    ResponderEliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)