miércoles, septiembre 18, 2013

Apenas llevaba 2 minutos esperándole, que se me estaba haciendo eterno. Miraba el móvil cada dos por tres. Era la primera vez que le veía fuera del instituto, y estaba temblando. Noté como dos manos me tapaban los ojos, y sonreí estúpidamente al oler su colonia. Preguntó quién era y comenzo a reírse, me encantaba. Seguidamente, me apartó las manos de los ojos y me agarró la cintura con fuerza. Parecía que nos conociéramos de siempre. Me giré un poco y le dí un beso en la mejilla, aunque en realidad debía estar en otro lado. Me giró bruscamente, puso una mueca extraña y me dijo: "¡¿Un beso en la mejilla?! ¿Un simple beso? ¡¿En serio?!" Y me besó, como si realmente nada existiera. Como si no se diera cuenta de que la gente seguía empujándonos, porque estábamos en medio. Sabía tan bien. Y, cuando se apartó, me miró a los ojos y me dijo: "¿Sabes lo que he tenido que esperar para esto? ¿Que no paraba de verte en los pasillos y mirarte? ¿En serio no te dabas cuenta? ¡Estás loquísima! Parece como si te conociera de siempre, me encantas nena, me encantas." Y entramos estrujándonos la mano en el centro comercial más grande de toda la ciudad. Y no podíamos evitar reírnos cada vez que nos mirábamos. Y eso, que era la primera vez que no teníamos que desgastarnos mirándonos.
Reacciones:

3 comentarios :

  1. Aiiissss, que boniiiiiitooo, preciosooo. Me ha encantado, al igual que los diálogos que son puro amor tal y como los escribes. Besis :)

    ResponderEliminar
  2. Jooo yo quiero esoo. Me encanta que pongas textos tan preciosos, pero odio que sepa que nunca me ocurrirá T.T
    Besoos

    ResponderEliminar

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)