miércoles, abril 24, 2013

Le miré, como si fuera a aliviarme los problemas que rondaban mi cabeza desde hace días. Le miré y me olvidé. Me olvidé de que la gente estaba pasando a mi alrededor y que todos me estaban empujando. Me olvidé de el mundo giraba. Pasé, pasé páginas de un libro mientras me perdía en sus ojos. Mientras me adentraba en lo desconocido que conocía tan bien. La vida se hizo fácil en cuestión de segundos. Me di el capricho de investigar sus ojos y casi no pude despegarme. Le miré, sus ojos, su pelo, él. Ni siquiera llegué a las nubes, aunque creí estarlo. Fue increíble. Sentí que me protegía, mirarle me hacía sentir segura. Me adentré, en sus ojos tan conocidos por ser el peor rincón desconocido por el que evadirte. Y en un momento justo, mi mente saltó. Me encontré sus ojos en el recorrido que hacían los míos, él también me estaba mirando a mí.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)