lunes, febrero 18, 2013

Se me entrecorta la respiración. Apenas llega aire a mis pulmones, pero no debo preocuparme. Se está acercando a mí, lentamente, deslizándose. Y se pega a mí, cuerpo con cuerpo, alma con alma. Noto como respira atropelladamente. Y por complicado que sea, nuestras respiraciones deciden ir al compás. Casi puedo notar como su corazón late, intentado salir de su sitio, igual que el mío. Y me susurra lo que nunca me ha dicho, midiendo sus palabras con un cuidado indescriptible. Y por último, me dice que me quiere, dejando escapar el último suspiro que contenía. Se abraza a mí, como si fuese la almohada que abraza cuando duerme. Y tras dejar que me adapte a su cuerpo, me besa. Me besa tiernamente, distribuyendo sus ganas a cada segundo. Y cuando se separa, me mira a los ojos, a la vez que un escalofrío recorre mi cuerpo. 
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Siril Blog Template. Con la tecnología de Blogger.

Opt-in Form (Do Not Edit Here)